cabecera actualidad

Actualidad

I Semana Vocacional en SAFA-Écija: experiencias de vida, vocación y pasión

En SAFA Écija hemos celebrado este año por primera vez la semana vocacional haciéndola coincidir con la semana de identidad Ignaciana.

Nuestro objetivo era  ayudar a los alumnos/as a que desarrollen una personalidad consistente, abierta a los demás, conscientes de sí y dispuestos a reconocer a Dios en un mundo cargado de desafíos éticos y relacionales;  con la pastoral y con orientación (como con lo tutorial, lo académico…) queremos contribuir a que, desarrollando sus capacidades y siendo competentes y compasivos, sean capaces de vivir comprometidos en la transformación del mundo.

Plantearse esta cuestión de “lo vocacional” en nuestro desarrollo educativo (pastoral, tutorial, académico…) tiene mucho con ver con los referentes (“modelos”) personales que les presentamos, con la presentación de personas (históricas y del presente) que pueden inspirar a los jóvenes a configurar sus criterios, sus decisiones y opciones vitales. Por eso, hemos invitado a diferentes profesionales de distintos sectores para que compartan su experiencia de vida, vocación y pasión con nuestros alumnos.

Cartelv2

Agradecemos por su colaboración y testimonio en la I SEMANA VOCACIONAL SAFA ÉCIJA a los siguientes profesionales que han supuesto un ejemplo de las 4 Cs para nuestro alumnado.

SOBRE TODO, MUCHAS GRACIAS A: Olga Martín Delgado, Marisa García García, José Antonio Sotillo Barbero, Gema Narváez Flores, Juan Miguel Aguilar, Maika Herrainz Hidalgo, José Luis Herrainz Hidalgo, Silvia Martín Chía, Juan Carlos Gallego Ortíz, Dolores Benitez Sanchez-Malo, Mª Elena Pérez García, Felipe Mérida García, Javier Navarro Quesada, José Francisco Prieto Pradas, Marián Morón Salvador, Pilar Ramos Esteban, José Manuel Oterino Martín,Jesús Rodríguez Cabello, Dimas Copete Zayas, María Morón Salvador, Francisco Muñoz Pozo, Maria Soldado Andújar, Inmaculada Martínez Márquez, Rosario Luisa Delgado Villalón, CADE de Écija, Ángel García Palacios, Cristina Fernández González, Jerónimo Díaz García, Jose Antonio Romero Torres, Lidia Molina Cejas, Fernando Pérez Pérez, Antonio Castilla.

Como pequeña muestra de la huella que han dejado en nuestro centro recogemos algunos de los “Ecos de la Semana Vocacional” del alumnado de 2º curso de Bachillerato:

(…) creo que para llegar a ser alguien de valor, hay que ser grande en lo pequeño para ser grande en lo mayor.

(…)  cuando queremos algo que nos remueve por dentro, no nos debemos quedar en la zona de confort, sino luchar y mover mundo como lo hicieron Inma y Paco para lograr lo que realmente querían. Me demostraron que son unos auténticos profesionales que viven con entusiasmo su profesión.

(…) no llego a tener claro lo que realmente quiero, y es algo que me asusta, pero lo que sí tengo decidido es que, cueste lo que me cueste, espero encontrar mi vocación como lo hicieron ellos, y que el trabajo no sea un trabajo que me haga infeliz, sino que forme parte de mi vida y me despierte cada mañana con ganas.

(…) Sé que todo no se consigue a la primera, esto es un claro ejemplo de estos profesionales que no han parado de vivir mil aventuras hasta conseguir lo que quisieron.

(…) en la vida no gana el que va más rápido, gana el que no deja de intentarlo.

(…) no sólo ha sido una explicación de cómo y por qué fue su vocación; me han transmitido y hecho pensar todo lo que podemos llegar a ser capaces de hacer en la vida y a veces no nos damos cuenta.

(…) me llamó la atención cómo puede haber profesionales que desde pequeños ya saben lo quieren ser y cómo otros no.

(…) Para salir de esta zona de confort es necesario probar cosas nuevas pero intentando dar la mejor versión de nosotros mismos; pongo como ejemplo la enfermera de la charla sobre la vocación: ella hizo enfermería pensando que iba a trabajar en un hospital, pero probó algo nuevo que fue dar clase  y al final encontró su vocación.

(…) En la semana vocacional tuve la suerte de que vino una mujer que quería ser enfermera cuando era estudiante; sus palabras me sirvieron de mucho, me motivaron a esforzarme mucho más. Si es de verdad esto lo que quiero debo con mi esfuerzo intentar sacar la nota que necesito para estudiar enfermería (…) en esos momentos que estaba muy perdida me sirvieron de gran ayuda sus palabras.

(…) En la semana de la vocación creo que hemos crecido como personas.

(…) la satisfacción que tiene que ser conseguir una profesión (con todo tu esfuerzo) con la que te sientas que estás haciendo exactamente lo que te gusta, y que no notes que es un trabajo. Y además lo hagas con todo tu amor y cariño porque realmente es a lo que quieres dedicarte (…) hay que darse cuenta de lo que realmente nos llena.

(…) En cuanto a la semana vocacional, me encantó, la verdad es que no sabemos las grandes historias que encierran a cada persona que pasa por nuestro lado. Tanto la de Inma, una muchacha que no se ha rendido, que ha pasado por muchos lugares, que ha desviado sus caminos y se ha encontrado con que hoy está donde debe y quiere estar siendo feliz con ello, como la de Paco, un hombre que no sabía qué era lo suyo y que tras un largo camino, está haciendo lo que le gusta.

(…) Inma y su forma tan cercana y cómo contaba las cosas me hacía pensar, ¡qué luz tiene esta mujer!

(…) siempre he querido estudiar infantil, aunque nadie quiera o crea que es una carrera fácil, voy a estudiar eso, porque como la maestra que nos dio la charla que era enfermera, luchó por sus sueños.

(…) Lo que yo saco de las charlas que nos dieron en la semana vocacional es que tienes que empezar conociéndote a ti mismo.

(…) De la charla vocacional saco dos puntos que me llamaron la atención: 1) Tengo que ir haciéndome la idea que para bien o para mal no voy a parar de estar moviéndome de una ciudad a otra. 2) En la vida no se tiene una única vocación, es más, la vocación está continuamente cambiando como dijo el médico (e ingeniero por un año), Paco Muñoz.

(…) los puntos fuertes de la charla como fueron el trabajo duro, experiencias, viajes, emociones, dejar cosas atrás para que vengan otras nuevas mejores o peores… me hicieron entender que cada vez más ansío mi vocación de médico. Aunque puede que no llegue, nunca debo cerrarme a otros caminos y podré ver si me surge mi vocación u otra distinta.

(…) se le notaba en cada palabra que decía y en cada historia que contaba que tenía una enorme vocación (…) me hizo ver que trabajar con el corazón y trabajar con  PERSONAS es la clave de todo. La historia de estas dos personas ha hecho que me dé cuenta de que hay cosas más importantes que cualquier título.

(…) asistimos a una charla con dos profesionales del campo de la sanidad. Sus historias me parecieron admirables, y sobre todo, me llamó la atención el hecho de que ambos pensaban en ir superándose a ellos mismos constantemente durante toda su vida. Estas personas no han tenido una zona de confort porque nunca han parado de llenar sus mentes, de buscar lo que más les gustaba hacer y lo que mejor hacían.

(…) Respecto a la semana vocacional me inspiró mucho la charla de la enfermera que no paraba de ir de aquí para allá (…) Me gustó la manera que tenía de hablar de los pacientes que no eran solo un número, que tenían nombre y sentimientos.(…) me gustó Paco Muñoz (…) me sorprendió cantidad. Me dio la sensación de que él era capaz de hacer aquello que él hubiese querido, no solo por su capacidad (aptitud) sino por su actitud y su manera de afrontar las cosas.

(…) Una de ellas, la señora (Inma), nos habló de varias cosas, y una de ellas me impresionó bastante: el ímpetu que ella tuvo en su día para sobreponerse a las adversidades, pues durante unos años trabajó de todo menos para lo que había estudiado, pero no se conformó: salió de la zona de confort y decidió realizarse como persona. Del señor, Paco, me impresionó su forma y su tranquilidad para hablarnos, venía sin papel. También comentó que puedes tener ciertos modelos o ciertos ejemplos de personas en las que apoyarte; y yo ahí tengo que mencionar a mis padres.

(…) En las charlas en la semana vocacional aprendí algo más que “si quieres, puedes”, aprendí cómo hay que superarse a uno mismo cada día, cómo hay que seguir luchando y aprendiendo (…) una de las mejores cosas que me llevé fue cómo esas dos personas de verdad disfrutaban de su trabajo y pensé que ojalá algún día pudiese estar cómo ellos.

(…) Como bien afirmaban estas personas si verdaderamente hacemos lo que nos apasiona ningún día sentiremos que estamos trabajando porque cuando algo realmente nos apasiona de verdad no se convierte en algo rutinario.

(…) En la semana vocacional se me quedaron muchas ideas grabadas pero la que realmente más me llegó fue que hay que dejarnos guiar por lo que realmente nos gusta y así no trabajarás ni un día de tu vida.

(…) aunque pasen muchos “trenes” hay que saber escoger cuál es el correcto y nunca desaprovechar una oportunidad que nos da la vida (…) la palabra clave de la charla fue luchar por uno mismo.

(…) nos dejaron muy claro que debemos buscar nuestra vocación más allá del dinero, la influencia, la dificultad…y pensar en qué es aquello que disfruto haciendo y cómo poder llevarlo al mundo profesional.

(…) Finalmente me remito a que durante la semana vocacional, sobre todo, he conseguido replantearme y comerme la cabeza con qué tipo de persona quiero ser: ¿por qué elegí en su día esta rama de la ciencia?, ¿ingeniero o profesor?. Lo que más me llamó la atención fue el director de una empresa de programación y de tecnología muy prestigioso, que realmente comenzó su camino desde el punto de hacer lo que le gustaba. Me ha ayudado bastante a replantearme qué carrera y por qué.

(…) vinieron al colegio dos ingenieros y en ellos pude ver el sentir de estar agusto con lo que hacen, cómo han luchado y no pararon hasta conseguirlo y nos dijeron que la base es la vocación.

(…) En la charla de la semana vocacional me impactó muchísimo la superación personal que demostró el hombre más joven, siendo supertímido de pequeño, de casi no relacionarse con nadie, a estar delante de un grupo de sesenta niños hablando tú sólo (…) Sentí que esos hombres tenían una fuerte vocación en la que ponen todo lo que está en su mano para dar lo mejor de sí mismos.

(…) lo que verdaderamente se necesita es pasión por aquello que realmente te gusta hacer aunque no sea lo más óptimo en cuanto a economía (…) se recalcó mucho el tema de la felicidad y, sobre todo, que estemos abiertos a cambiar ya que no sabemos qué nos deparará el futuro.

(…) lo que más me llamó la atención fue lo contentos que estaban de trabajar en lo que les gusta, en su vocación, y así es como quiero sentirme yo cuando, además de estar ayudando a personas, también esté trabajando en aquello que me gusta. Otra cosa que me llamó la atención fue que uno de los empresarios había decidido contratar a los alumnos que aprobaron el grado medio de informática de Écija. Eso demuestra que con cualquier vocación, o en cualquier trabajo, todas las personas pueden salir de su zona de confort, mirar más allá y ayudar a la gente que lo necesita sin tener que renunciar a su vocación.

(…) Si nos sentimos cómodos haciendo algo, eso es nuestra zona de confort y en ella no aprendemos nada, dijo Marián en la charla de Humanidades.

(…) Todavía me acuerdo de las dos mujeres que vinieron y nos enseñaron que las humanidades tienen más salida de lo que crees.

(…) En la charla vocacional aprendí algunas cosas que no sabía; la primera es que tener esperanza es importante en los estudios.

(…) no hay que preguntarse qué quieres ser, sino que te va a hacer más feliz.

 

Contacta con nosotros

CONTACTO
(*) Obligatorio

De acuerdo con la Ley Orgánica 15/99 de Protección de Datos, le informamos de que sus datos se incorporarán a un fichero propiedad de Fundación SAFA en el que se tratan para mantenerle informado de nuestros cursos. En caso de que no desee recibir nueva información o bien desee ejercitar su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición, puede dirigirse a Fundación SAFA en Calle Trajano, 35-A.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.